Ser una Hermana de la PM

Somos llamadas a vivir y llevar, al corazón del mundo, nuestra misión de consagradas como Hermanas de la Presentación de María e identificadas como tales, tal como la Iglesia lo contempla. Entre esos misterios, dos nos son particularmente queridos, porque explican quien somos y esclarecen nuestra raíz evangélica que nos identifica :

 La Presentación de María                                                                                                       Misterio del Templo o de la Presencia de Dios

 La Presentación de Jesús                                                                                                       Misterio de la oblación de Cristo y de su Madre   D3.

Estos misterios son como los pilares del Templo, las piedras de base de la construcción que somos llamadas a ser en Cristo. Han imprimido en nosotras las actitudes, vividas intensamente por Jesús y María: adoración, ofrenda, compasión.

Vida de Oración

El espíritu de la Presentación de María es un espíritu totalmente interior, fundamentado en el espíritu de Jesucristo C3.

¡Todo para Dios ! ¡Todo por su Santo Amor!

La oración es la hora sagrada que damos a Dios cada día, en la que buscamos únicamente su Rostro y nos entregamos a Él, en un esfuerzode presencia total y de conformidad amorosa con su voluntad C66.

Vida Fraterna

Jesucristo está en el corazón de la vida de María Rivier como está en el centro del proyecto de Dios sobre nosotras C1.
Formamos una sola familia poniéndolo todo en común y no tenemos más que un solo corazón y una sola alma en Jesucristo. C81