Presentación

De su plenitud hemos recibido todos,
gracia tras gracia.
- Juan 1, 16 -

 

Muy queridas hermanas y  Familia toda de María Rivier,

Vivimos un momento único, singular en nuestra historia de familia. Alabamos y damos gracias a María por los  225 años de nuestra Congregación.

  Una historia que hay que contemplar, para conocer y valorar mejor, para avanzar juntas en la fe, la confianza y el amor. San Pablo nos invita con audacia: Estad siempre alegres … en todo dad gracias, pues es lo que Dios en Cristo Jesús, quiere de vosotros.

(1 Th 5, 16.18).

A lo largo de esta novena estamos llamadas a contemplar a María: la Virgen fiel, la Madre de Dios, la bendita entre todas las mujeres, la llama viva en nuestro camino. Es la humanidad que acepta a Dios, el anuncio de la humanidad transfigurada. La miramos y la admiramos.

 

Santa María, mujer del camino, nos gustaría parecernos a ti en nuestro caminar. Te damos gracias porque con las palabras, haced todo lo que  él os diga, desvelas el secreto misterioso de la juventud y nos confías el poder de despertar a la aurora incluso en el corazón de la noche.

Celebrar los 225 años de nuestra Fundación es una experiencia de gracia, belleza y alegría. Nuestros ojos y nuestro corazón se vuelven hacia el pueblo de Thueyts. Juntas, marchamos por el camino. María Rivier, a la cabeza de la procesión, nos lleva a ese lugar donde el Señor puso la piedra angular. «Venid y ved».   

Con humildad e impulso, nosotras, todas sus hijas de ayer y de hoy, y la Familia espiritual, estamos presentes y la seguimos para vivir la alegría del encuentro y de la fiesta en el corazón de Jesús y de María, nuestra Madre y Guardiana.

Que la Virgen María, Madre de Dios y Madre de la Iglesia, nos obtenga la gracia de vivir íntimamente asociadas durante toda nuestra vida a la obra de la redención de Jesucristo. Que nos obtenga la audacia de anunciar a Jesucristo a todos aquellos a quienes somos enviadas.

¡Juntas para proclamar a JESUCRISTO con toda nuestra vida!

En comunión con mis Consejeras, os deseo una fervorosa novena y una bellísima fiesta de la Presentación de María

Madre Maria dos Anjos Alves, pm

 

13 de noviembre    ¡PROCLAMA mi alma LA GRANDEZA DEL Señor, y se alegra mi espíritu en Dios, mi Salvador!

14 de  noviembre     Se inclinó sobre la humildad de su sierva

15 de noviembre       Desde ahora todas las generaciones me llamarán bienaventurada

16 de noviembre      ¡El poderoso hizo en mí obras grandes; santo es su nombre! 

17 de noviembre       Su misericordia se extiende de edad en edad sobre los que le temen 

18 de noviembre      Él hace proezas con su brazo,  dispersa  a los soberbios de corazón, derriba del trono a los poderosos y enaltece a los humildes 

19 de noviembre      A los hambrientos los cola de bienes y a los ricos los despide vacíos.

20 de noviembre      Auxilia a Israel, su siervo, accordándose de su misericordia como lo habia prometido nuestros Padres 

21 de noviembre      En favor de Abraham y su descendencia por siempre

 

21 Noviembre
Feliz Fiesta

225 años de Fundación
1796-2021

María abarca en su alabanza la totalidad del plan divino desde las promesas hechas a los padres, desde la Alianza con Abraham. Se compromete plenamente en la visión del futuro, proclama una esperanza, un avance hacia la salvacuión de los creyentes, llamados a compartir la fe del patriarca Abraham.     (Paul Veyron)

 

 

Yo soy el buen pastor. El buen pastor da su vida por las ovejas… Conozco mis ovejas y las mías me conocen a mí, como me conoce el Padre y yo conozco a mi Padre y doy mi vida por las ovejas. También tengo otras ovejas, que no son de este redil; también a ésas las tengo que conducir y escucharán mi voz; y habrá un solo rebaño con un solo pastor.

Juan 10:11-16

Refexion

El Magníficat es un canto de experiencia. Pero es también un canto de esperanza, una gran visión optimista. María nos enseña los caminos de la esperanza, convencida de que Dios es amor. Su Hijo le da la razón porque viene a «salvar lo que estaba perdido», y se sienta a la mesa con los publicanos y los pecadores. Este es nuestro Dios;  el Dios que María canta.

 (Fr. Giovanni Maria Bigotto, fms, María, la Madre de Jesús, 187 ss.)

Contemplemos a María

María, mujer del vino nuevo, devuélvenos el gusto de las cosas, líbranos de las satisfacciones fáciles, de las pequeñas conversiones a la baja, de los remedios de conveniencia. Cuando presentimos que el vino nuevo va a romper los viejos danos el pensar sustituir los recipientes, enciende en nuestro corazón el valor de avanzar. Te damos gracias porque con las palabras : Haced lo que él os diga, revelas el secreto misterioso de la juventud y nos confías el poder de despertar la aurora incluso en el corazón de la noche.   (Tonino Bello)

Escritos de Familia

Nosotras, Hermanas de la Presentación de María, entramos en este movimiento de alabanza, de acción de gracias, de bendición, de agradecimiento a Dios, Padre de ternura y de misericordia. Pidamos a la Virgen María que nos introduzca en este abismo de benevolencia. Demos gracias por la Virgen María que hizo todo por María Rivier y por nuestra Congregación a lo largo de estos 225 años. – Madre María dos Anjos Alves-    

     El Señor toma partido en favor de su pueblo. María es la perfecta representante de su pueblo. Las profecías acerca del siervo sufriente no se cumplirán sólo en la persona de Cristo. Se extenderán necesariamente a todo su Cuerpo. Recuerda Dios, es fiel en amor. Su amor era, es y será.     (Paul Veyron)

Palabra de Dios Juan 6, 37-40

Todo el que me dé el Padre vendrá a mí, y al que venga a mí no lo echaré fuera; porque he bajado del cielo, no para hacer mi voluntad, sino la voluntad del que me ha enviado. Y esta es la voluntad del que me ha enviado; que no pierda nada de lo que él me ha dado, sino que lo resucite el último día. Porque esta es la voluntad de mi Padre: que todo el que vea al Hijo y crea en él, tenga vida eterna y yo le resucite en el último día.»

Reflexion

María dice: «Proclama mi alma la grandeza del Señor». La Iglesia lo canta todavía hoy y lo canta por todo el mundo. Este cántico es particularmente intenso allí donde el Cuerpo de Cristo sufre hoy la Pasión.  Donde está la Cruz, para nosotros los cristianos siempre está la Esperanza. Si no hay esperanza, no somos cristianos. Por eso me gusta decir: no os dejéis robar la esperanza. Que no nos roben la esperanza, porque esta fuerza es una Gracia, un Don de Dios que nos empuja adelante, mirando al cielo. Y María está siempre ahí, cerca de estas comunidades, de nuestros hermanos, camina con ellos, sufre con ellos y canta con ellos el Magníficat de la esperanza.

Unámonos también nosotros, con todo nuestro corazón, a este cántico de paciencia y victoria, de lucha y de alegría, que une a la Iglesia triunfante y a la Iglesia peregrinante, que une la tierra y el cielo, que une nuestra historia y la eternidad, hacia la que caminamos. La esperanza es la virtud de quien, experimentando el conflicto, la lucha diaria entre la vida y la muerte, entre el bien el mal, cree en la resurrección de Cristo, en la victoria del amor.                        (Papa Francisco, homilía, 15 de agosto 2013)

Contemplemos a María

Santa María, mujer del camino, nos gustaría parecernos a ti en nuestros caminos. Danos el gustar la vida. Haznos saborear la pasión por las cosas. Haz que nuestros senderos sean instrumentos de comunicación con los demás. Si nos ves extraviados al borde del camino, detente, oh dulce Samaritana, y vierte sobre nuestras llagas el aceite de la consolación y el vino de la esperanza. Y luego ponnos en el camino correcto.   (Tonino Bello)

Tomemos tiempo para contemplar a la Virgen María, modelo de mujer
bien arraigada en su pueblo. Fue la gozosa sierva de la Palabra.
- Mère Angèle Dion-

 La acción de Dios en el mundo va a transformar el orden de las cosas a nivel más humano, más temporal. Los hambrientos y los ricos, estas palabras denuncian la realidad más clamorosa y dramática de hoy. ¡Nuestra gozosa alabanza no es de todo reposo! ¡Debe comprometernos en duros caminos! Para Jesús no habrá más que un pecado, cerrar el corazón a la miseria del otro. Yo era ese pobre hambriento, desnudo, enfermo.  (Paul Veyron)

Palabra de Dios

Mt 25, 31-40

     «Cuando el Hijo del hombre venga en su gloria acompañado de todos sus ángeles, entonces se sentará en su trono de gloria…  Pondrá las ovejas a su derecha, y los cabritos a su izquierda. Entonces dirá el Rey a los de su derecha: “Venid, benditos de mi Padre, recibid la herencia del Reino preparado para vosotros desde la creación del mundo.  Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; era forastero, y me acogisteis; estaba desnudo, y me vestisteis; enfermo, y me visitasteis; en la cárcel, y vinisteis a verme.”… “En verdad os digo que cuanto hicisteis a unos de estos hermanos míos más pequeños, a mí me lo hicisteis.”

Reflexión

María se regocija, pero no se exalta; no se proclama liberadora, sino liberada. Dios es el liberador. Es la esclava del Libertador por excelencia, esclava en el sentido de colaboradora de Dios, instrumento de liberación operado por él. Reflexionando sobre el camino realizado por María, nos damos cuenta de que la humildad es el camino a seguir, que el orgullo es el poderoso opresor del que hay que liberarse. Verdaderamente, el orgullo es nuestro dictador interior. Sólo la gracia del Espíritu es la liberación de nuestra libertad.                                (OSM, p.119-120)

" Maria un misterio de inocencia y de solidaridad del mundo pecador
por el que ha agonizado con Jesús. Nos enseña una oración de
solidaridad con la humanidad que busca y sufre. "
- Mère Jean-Théophane -

 En todo, Dios está actuando, misteriosa y poderosamente. Actúa, dispersa, derriba, colma, despide. Dispersa a los hombres de corazón arrogante.   Este pueblo me honra con los labios, pero su corazón está lejos de mí. El mal de los humanos se origina en lo más profundo del corazón… pero Dios está ahí, trabajando con los hombres y todo gira en torno a la vida.

Vemos dos movimientos poderosamente simbólicos: un movimiento de arriba abajo y otro de abajo hacia arriba. Jesús mismo será humillado y después elevado, exaltado. Jesús mismo es el Reino que viene y que María percibe en su Magnificat. En cada uno el reparto entre los poderosos y los humildes se hace en su corazón, a cada uno de elegir.  -Paul Veyron-

Palabra de Dios - Lucas 4, 16-19

Según su costumbre, entró en la sinagoga el día sábado, y se levantó para hacer la lectura. Le entregaron el volumen del profeta Isaías y desenrollando el volumen, halló el pasaje donde estaba escrito: El Espíritu del Señor sobre mí, porque me ha ungido para anunciar a los pobres la Buena Nueva, me ha enviado a proclamar la liberación a los cautivos y la vista a los ciegos, para dar la libertad a los oprimidos y proclamar un año de gracia del Señor.

Contemplemos a María

María, te miro y te doy gracias. Gracias por haber llevado a Jesús, por haberlo dado a luz, criado, y por haber aceptado su muerte por nosotros. María, te miro y te admiro. Admiro tu fe, tu silencio meditativo, tu modo de hacer exactamente lo que el Señor esperaba de ti. María, te miro y te ruego que me ayudes a comprender bien a Jesús, a escuchar sus llamadas, a llegar hasta el final de lo que me pide en este momento.            – André Sève-

Debemos estar cerca de María, aprender de ella cada vez más a vivir para Dios, de Dios y en Dios, con una vida de amor total e ininterrumpido, a la que nuestra vocación ha omprometido definitivamente.
-Madre Santa Juana de Arco-

 

El amor de misericordia va de la piedad a la ternura extrema del creador a su hijo necesitado. Pasa por la compasión infinita; es todo gracia gratuita. La ternura misericordiosa, divina, al final, será absorbida en el ágape, el mismo amor con el que el Padre ama a su Hijo.  – Paul Veyron-

Aquellos que temen a Dios son aquellos cuya vida sólo tiene sentido desde Dios, aquellos para quienes es imposible vivir fuera de Dios. 

Los orgullosos son todos los que quieren construir la vida sin Dios, e incluso ven en Dios un obstáculo. Es todo el orgullo de un mundo que no quiere a Dios.  – Michel Gourgues –

Palabra de Dios Mateo 9, 11-13

Reflexión

Aquele que confia no Senhor estará sempre rodeado e protegido pela Sua misericórdia e terá a certeza de não se perder. O episódio evangélico da mulher adúltera é extraordinário; Jesus diz: «Eu também não vos condeno; ide e não pequeis mais». Ficamos impressionados com a atitude de Jesus: ele não diz palavras de desprezo ou de condenação, mas apenas palavras de amor e de misericórdia. O rosto de Deus é o de um Pai misericordioso que tem uma paciência infinita: ele compreende-nos, espera por nós e não se cansa de nos perdoar se soubermos voltar para ele com um coração contrito. Como mostra o outro episódio evangélico do pai misericordioso: «Quando ainda estava longe, o seu pai viu-o e ficou emocionado, correu ao seu encontro, atirou-se-lhe ao pescoço e beijou-o».                             

-Santo Afonso de Ligório-

"Abandonaos plenamente a su tierna solicitud."
- Mère Saint-Maurice -

La gracia es devuelta a su autor. El fruto que está ahí, María sabe bien que es Dios  quien   lo ha producido, es él quien lo ha dado. Hacer llegar el bien a su fuente, reconocer que todo bien viene de él, he aquí la gracia de María.  A sus ojos, es Dios quien lo ha hecho todo.   ¡Santo es su nombre! El Nombre es todo el misterio de Dios, y ante todo, su santidad. El Nombre es también el fruto de su seno anunciado por el ángel. Le pondrás el nombre de Jesús. 

El Señor salva. El Nombre oculto, he aquí que en María ha tomado carne y sangre. Se hizo más que cercano, íntimo a sí mismo. María lleva a su colmo todo lo que una criatura puede experimentar de respeto ante el Dios infinito, es creer y es adorar.     (Paul Veyron). 

Palabra de Dios Juan 17, 1-6

Padre glorifica a tu Hijo, para que tu Hijo te glorifique a ti. Y que según el poder que le has dado sobre toda carne, dé también vida eterna a todos los que tú le has dado. Esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y al que tú has enviado, Jesucristo. Yo te he glorificado en la tierra, llevando a cabo la obra que me encomendaste realizar. Ahora, Padre, glorifícame tú, junto a ti, con la gloria que tenía a tu lado antes que el mundo fuese. He manifestado tu Nombre …

Contemplemos a María

 

María, llena de gracia, rostro donde se lee la maravillosa belleza de la creación, María, cristal puro donde se adivinan nuestros nombres inscritos en la piedra blanca, María, viva llama en nuestro camino del desierto; dulzura de los días áridos, sonrisa de los días de prueba, alegría tranquila de los días de paz. Enséñanos, oh Purísima, el camino del abandono radical, el camino del corazón de Dios a través del Hijo. Enséñanos, dulcísima, la silenciosa contemplación que guarda todas las cosas en su corazón. Enséñanos, toda hermosa, el impulso del amor que no cuenta sus pasos para acompañar la Gloria del Amado. (Una hermana ermitaña)

 

"Que María sea siempre nuestra estrella, siempre nuestra esperanza, siempre la ayuda
que nuestro corazón implora."
- Madre Santa Serafina -

María, desde ese momento y para siempre, es «la Madre del Señor». La Iglesia dirá la Madre de Dios. María da un salto hacia el infinito, hacia el futuro: ahora todas las generaciones la felicitarán y la bendecirán. Todas las bendiciones divinas sobre la persona y el destino de María están contenidas en esta palabra profética. El Magnificat deja intuir esta carta inaugural del Reino que se expresará por la boca de Jesús:  las ocho «Bienaventuranzas».                        (Paul Veyron 48)

Palabra de Dios – Mateus 5, 1-10

Viendo la muchedumbre, subió al monte, se sentó, y sus discípulos se le acercaron. Y tomando la palabra, les enseñaba diciendo:
Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el Reino de los Cielos.
Bienaventurados los mansos, porque ellos poseerán en herencia la tierra.
Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados.
Bienaventurados los que tienen hambre y sed de la justicia, porque ellos serán saciados.
Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia.
Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios.
Bienaventurados los que trabajan por la paz, porque ellos serán llamados hijos de Dios.
Bienaventurados los perseguidos por causa de la justicia, porque de ellos es el Reino de los Cielos.

Escritos de familia

Madre Saint-Adrien tenía una singular devoción a María, a la que le gustaba venerar sobre todo bajo la advocación de Nuestra Señora de los Siete Dolores. Ella le escribió este párrafo: Mi buena y tierna Madre, toda nuestra confianza se basa en vuestro amor maternal y en la protección especial que queréis favorecer a nuestra Congregación, que es vuestra obra. Es vuestra propiedad, mi buena Madre…               (Madre Saint-Adrien, p. 89)

                          Por un don total y definitivo

                          de todo nuestro ser al Señor,

                          nos hemos entregado sin reserva a su Palabra,

                          poniendo nuestra felicidad sólo en Él.  ( Constitución)

La Santísima Virgen es nuestra Madre y guardiana.
- Maria Rivier -

Dia 2
Se inclinó sobre la humildad de su sierva

 

María, bajo la mirada de Dios que la ama, se descubre en plenitud de existencia. Desde siempre y para siempre, permanece conectada a la fuente: el corazón de Dios. Bajo esa mirada que la ha alcanzado en lo más profundo, está toda ella entregada, recogida y humilde. María se conoce y se acepta en su radical pobreza. Toda descentrada de sí misma por su alabanza, sin mirarse a sí misma, pero transparente ante el Otro, es la humildad misma, la humildad verdadera, que se llama todavía sencillez. (Paul Veyron, 48),

 

Palavra de Deus – Lc 10, 21

En aquel momento se acercaron a Jesús los discípulos y le dijeron: «¿Quién es, el mayor en el Reino de los Cielos?» El llamó a un niño, lo puso en medio de ellos y les dijo: «Yo os aseguro: si no cambiáis y os hacéis como los niños, no entraréis en el Reino de los Cielos. Así pues, quien se haga pequeño como este niño, ése es el mayor en el Reino de los Cielos. «Y el que reciba a un niño como éste en mi nombre, a mí me recibe.

Contemplemos a María

Maravillos, no hizo ningún prodigio. Ella, el sí de Dios, no dijo nada.  No habló.  No se habla de ella. No ha dejado ningún escrito, ningún estamento. ¡Sí, Jesucristo! María, Madre de Dios: he aquí el único título de gloria de la Virgen. El único punto de vista de su vida… La pureza de la que se trata sobre la Inmaculada Concepción no es otra que esa transparencia a la voluntad de Dios… Hace falta esa transparencia de la Virgen para aceptar creer que Dios nos llama a realizar su designio.      (Pierre Talec)

"Pensad, hablad, actuad como ella; que su conducta sea modelo de la vuestra".
- Madre Arsène -

Dia 1
¡Proclama mi alma la grandeza del Señor, y se alegra mi espíritu en Dios, mi Salvador!

 ¡Surge la alabanza! Que el Espíritu de alabanza nos conceda escucharla bien para aprender a alabar. Alabar es, ante todo, escuchar su corazón, liberar su alma, dejar que brote de lo más profundo de sí lo que el Espíritu dice a nuestro espíritu. María abre de par en par la puerta a la alabanza. Alabanza y alegría son una sola cosa. Con el Magníficat surge la alegría nueva. Jesús, en persona, es la novedad absoluta. La irrupción de Dios en nuestra tierra, en la carne de María, es la alegría absoluta. No se detendrá.                             

(Paul Veyron, 46, 47)

Reflexion

 

     ¡Qué alegría, qué sobriedad y qué densidad en el júbilo de María! Está en el colmo de la alegría. Canta a Dios que es su Fuente. Se olvida de sí misma para relacionarlo todo con Dios solo.  En lo más profundo de su alma, ella vive de él y para él. La adoración es la respiración de su ser. Viviendo en un grado inaudito el gran mandamiento del amor de Dios, en él encuentra su felicidad esencial. María existe esencialmente para Dios.  (René Coste, El  Magnificat)

«ya que decía, que no haya aquí nada, ni las piedras, que no esté consagrado a María.»
- Maria Rivier -

Este sitio utiliza cookies que son esenciales para su funcionamiento. Al hacer clic en Aceptar, autoriza el uso de todas las cookies.
Advertencia: algunas funciones de esta página pueden estar bloqueadas como resultado de sus opciones de privacidad.