Los Asociados Maria Rivier (AMR)

La presencia y el compromiso de los Asociados son una realidad viva en todas partes, y aportan mucha alegría y esperanza a todos. Los Asociados forman parte de nuestra familia espiritual.

Se comprometen a vivir una vida de oración más profunda, a dedicar más tiempo a la adoración eucarística, a escuchar y compartir la Palabra de Dios.

Son invitados a comprometerse cada vez más en nuestra misión apostólica, en el servicio de la Iglesia, en el mundo, para dar a conocer y hacer amar a Jesucristo, así como a la bienaventurada Virgen María y a nuestra Beata Fundadora.

Son estas experiencias que nos permiten crecer en la herencia espiritual de María Rivier:

.

 

  • Lectura de las biografías de María Rivier: cuánto más conozco a María Rivier, más me adhiero a Jesucristo
  • «dar a conocer y hacer amar a Jesucristo».
  • Nuestros encuentros y el compartir nuestras experiencias en pequeño grupo, eso me da fuerza para compartir mis alegrías y mis penas y de regresar a mi casa con más confianza.
  • Participación en la reunión internacional de los Asociados.
  • Las novenas y la participación en la oración comunitaria de las hermanas. Los momentos de adoración, el rosario, los momentos de recogimiento y los retiros en grupo.
  • Los encuentros y el compartir a nivel provincial, la participación en las fiestas de familia: fiesta de María Rivier, Presentación de María, las peregrinaciones a los Santuarios de Nuestra Señora, la celebración de los votos perpetuos de nuestras hermanas jóvenes.

"¡ser un evangelio abierto, en el que cada uno pueda leer a Jesucristo!"

- Beata Maria Rivier -